CAMISETA DEL REAL MADRID – 【Tienda Vikinga】

La nueva camiseta del Real Madrid para la temporada 2015/201 El Plan de Saneamiento obligó al Real Betis Balompié -en esos momentos club de Segunda División, categoría en la que permaneció al perder la eliminatoria de promoción ante el Deportivo- a cubrir un capital social de casi 1200 millones de pesetas, el doble del importe exigido a casi todos los clubes de Primera y Segunda. El Betis Balompié -que perdió su apelativo «Real» durante la Segunda República- fue el primer club andaluz en ascender a la Primera División. La experiencia en Tercera División fortaleció al club que vio cómo se abría de nuevo una esperanzadora etapa con un sentimiento que le acompañó ya durante décadas. Era, a efecto oficioso, la sección femenina del club blanco, por lo que pasó a jugar sus partidos en el antiguo Pabellón de la Ciudad Deportiva del Real Madrid Club de Fútbol con uniforme blanco, característico de la entidad. 20:34 El joven entrenador italiano rechazó las comparaciones con Pep Guardiola, asegurando que no copia a nadie y solo «propone el fútbol en el que cree».

Atrás quedaron años de tremendas dificultades económicas en los que unos pocos mantuvieron vivo a un club, según sus dirigentes, y en donde se vio ignorado por las instituciones. Un año más tarde, el Betis pasó por algunas dificultades. El 25 de junio de 1977 el Betis conquistó la Copa del Rey en el Estadio Vicente Calderón. El equipo empezó a acercarse peligrosamente al Atlético y al Barcelona, que empezaban a perder puntos, y se llegó incluso a ganar 4-1 a los culés con goles de Fernando, Viola y dos de Mijatović, y 2-3 a los colchoneros en el Calderón con dos goles de Mijatović y un cabezazo de Poyatos. Para los viajes usan un chándal oficial del equipo. El Betis, que había sido el penúltimo campeón de Liga antes de la Guerra Civil (1935), se convierte en el primer campeón de España tras la dictadura de Franco y bajo la denominación de Copa del Rey, aunque entre los años 1903 y 1932 ya tenía esta denominación (1977), cerrando en cierto modo un paréntesis sobre los años del régimen que coincidieron con sus peores años. De nuevo a la sombra de los sevillistas, los béticos se aferraban a su idiosincrasia y honor histórico con un inusitado apoyo a su equipo pese a los grandes altibajos que marcaban su devenir.

La victoria tuvo un gran significado para la afición después de los largos años de sombra vividos. Difícilmente puede entenderse lo que es el club sin mencionar los siete largos años que jugó en la tercera categoría, porque entonces tanto la entidad como su afición encontraron una seña de identidad que le acompaña aún en la actualidad. Una de las principales diferencias de esta segunda equipación es que la camiseta tiene un corte más holgado en el cuello, el cual tiene forma de “V” y carece de los botones que si tiene la camiseta que el Real Madrid lucirá como local esta temporada. Pese a ello, el club se postuló como uno de los grandes equipos a tener en cuenta en adelante ya que no en vano eliminó a tres de los siete campeones que hasta entonces tenía la competición y estuvo cerca de convertirse en el primer club no perteneciente a las federaciones centro, norte o catalana en vencer y asentarse como mejor equipo andaluz en la época. El ascenso en Burgos de 1994, tras 3 años en Segunda, fue muy festejado por el beticismo y le sucedió una carrera ascendente: en la primera temporada tras el ascenso, el Betis fue el equipo revelación y finalizó en tercera posición de la tabla; en la temporada 1996-97 repite entre los cuatro primeros y llega a la final de la Copa del Rey, cayendo ante el FC Barcelona en un partido resuelto en la prórroga.

Después, empata a 2-2 frente al FC Barcelona. En primer término, por una mala situación económica que le obligó a vender a tres de sus jugadores, en parte también por un relevo natural por el que se dio la carta de libertad a cuatro de ellos pero, sobre todo, por la llegada de la Guerra Civil, que dejó al club sin efectivos, por quedar bloqueados en el norte o ser movilizados al frente. Tras gran trabajo regresó apenas dos años más tarde a la máxima categoría, aunque el periplo fue breve, ya que descendió nuevamente en 1943 no pudiendo retornar a la élite española hasta quince años después. Desde entonces y hasta 1992, el Betis atravesó un período de crisis económica y deportiva, en el que vivió nuevamente como “equipo ascensor” hasta el descenso de 1991, sin duda en uno de los peores momentos para afrontar la preceptiva conversión en Sociedad Anónima Deportiva. A su vez, los usuarios que han tenido problemas con sus productos, comentan que gracias al proceso de devolución, han podido devolver el producto sin preguntas ni complicaciones.

Deja un comentario